Las diferencias entre giros postales y transferencias bancarias

Tienes varias opciones para enviarle dinero a otra persona o empresa. Puedes hacer una transferencia bancaria, usar una aplicación de pago digital y hasta llenar un cheque personal y enviarlo por correo. Cada una de estas opciones tiene sus propios beneficios.

En este artículo, hablaremos de transferencias bancarias y giros postales para que comprendas las diferencias entre ambos.

¿Qué es una transferencia bancaria?

Una transferencia bancaria es un tipo de pago electrónico que se procesa individualmente desde la institución financiera que envía a la que recibe. Suele procesarse con instrucciones específicas que incluyen:

  • El nombre y la dirección del destinatario.
  • La información de su cuenta bancaria (incluyendo el número de cuenta, el tipo de cuenta, etc.)
  • Número IBAN, si la transacción es internacional
  • El código SWIFT del banco

Las transferencias bancarias se usan a menudo para transferir grandes sumas de dinero cuando la rapidez de procesamiento es relevante. Hay formas más económicas de transferir dinero electrónicamente. Sin embargo, esta es una buena opción cuando otras opciones no funcionan por la velocidad o tamaño de la transacción.

Una transferencia bancaria es solo un ejemplo de una transferencia de fondos electrónica (EFT, electronic funds transfer). Una transferencia bancaria es un tipo específico de transferencia de fondos electrónica o transferencia de dinero. Otros tipos de EFT no se procesan de la misma forma.

Lectura relacionada: Cómo enviar dinero por Internet

¿Qué es un giro postal?

Un giro postal se emite como un cheque de papel. Pero, a diferencia de un cheque personal, los fondos están garantizados. El giro postal se compra y crea en una institución emisora, como un banco, pero también en lugares como oficinas de correos, tiendas minoristas, tiendas de conveniencia, ubicaciones de préstamos sobre el sueldo, supermercados o farmacias.

Los giros postales suelen usarse en vez de cheques personales cuando el beneficiario desea eliminar el riesgo de impago. Algunos beneficiarios que no aceptan cheques personales a menudo aceptan giros postales, ya que están garantizados.

Algunas personas que no tienen cuentas bancarias pueden convertir su dinero en efectivo en cheques para realizar pagos.

Las personas que no quieren enviar su información personal por correo también usan giros postales.

Diferencias entre transferencias bancarias y giros postales

Tanto las transferencias bancarias como los giros postales tienen sus pros y sus contras. Estudiar sus diferencias y similitudes puede ayudarte a decidir cuál es la mejor opción para ti.

Debes considerar lo siguiente:

Costo

Las transferencias bancarias pueden suponer tarifas en ambos extremos de la transacción. A veces, tanto el remitente como el destinatario tienen que pagar, o el remitente tiene que pagar tarifas a ambos.

También hay tipos de cambio para las transferencias bancarias electrónicas. Dichos tipos de cambio pueden estar o no al tipo vigente en el mercado, dependiendo de si los bancos (u otras instituciones) involucradas optaron por aumentarlo. (Aunque no todos los intermediarios de transferencias bancarias lo hacen, es importante saber que esto puede pasar).

Puedes pagar hasta decenas de dólares en tarifas, las cuales son mucho más altas que las de los otros métodos de envío electrónico de dinero.

Aunque los giros postales también tienen tarifas, suelen ser mucho más bajas que las de las transferencias bancarias. La mayoría de los proveedores de giros postales cobran una tarifa nominal, que va desde menos de un dólar hasta aproximadamente $10.

Es posible que, en ciertas situaciones, el destinatario también tenga que pagar una pequeña tarifa para cobrar el giro postal, especialmente si lo cobra en una institución diferente a la que lo emitió.

Velocidad de recibo

Los giros postales deben enviarse en persona porque deben pagarse (junto con las tarifas asociadas) para que la institución financiera lo garantice. Luego, debe entregarse en persona o enviarse por correo, lo que significa que el tiempo en el que llegará al destinatario variará. Si vas a entregar el giro postal personalmente a alguien cercano, puede que esto no sea un problema.

Si lo enviarás por correo, podría tomar un poco más de tiempo en llegar. Una vez que el destinatario lo recibe, aún debe cobrar o depositarlo para tener los fondos en la mano.

Las transferencias bancarias se envían de forma electrónica y tienen un plazo de entrega establecido, el cual puede ser bastante rápido.

Límites

Los giros postales se usan para transacciones más pequeñas. Los límites pueden variar según la institución que crea el giro postal. En los EE. UU., generalmente hay un límite de  $1.000.

El límite de envío de una transferencia bancaria depende de cada banco. Por ejemplo, en EE. UU., algunos bancos permiten transacciones de hasta $100.000. Esa cantidad incluso podría incrementarse mediante una solicitud a la institución emisora ​​o para cuentas comerciales.

Seguridad

Aunque ambos tipos de transacciones suelen considerarse seguras, los giros postales contienen menos elementos de seguridad. Una inquietud es el riesgo de interceptación. Sin embargo, como la persona o empresa a la que se le paga figura en el giro postal, este riesgo es limitado y requeriría que la información del beneficiario se modifique de forma fraudulenta.

También hay un riesgo para el destinatario porque, en algunos casos, un giro postal puede cancelarse antes de ser cobrado. Esto hace que esta opción sea un poco menos segura que una transferencia bancaria, que es mucho más difícil de cancelar o modificar una vez iniciada.

Un giro postal suele ser una alternativa más segura que un cheque personal porque no incluye información bancaria.

Las transferencias bancarias no están exentas de riesgos. También se hacen estafas con las transferencias bancarias, especialmente cuando los estafadores encuentran formas de meterse en la transacción.

Dicho esto, la transferencia bancaria en sí no suele ser el riesgo. Más bien el riesgo es que te engañen a hacerle una transferencia a un estafador.

Lectura relacionada: Estafas comunes de envío de dinero en 2021

La disponibilidad puede variar

Otra diferencia a considerar es dónde puedes obtener una transferencia bancaria versus un giro postal. Por lo general, se puede obtener cualquiera de los dos en un banco. Sin embargo, los giros postales se pueden crear en muchas otras ubicaciones.

Puedes comprar un giro postal en oficinas de correos, tiendas minoristas, tiendas de conveniencia (incluyendo algunas gasolineras), ubicaciones de préstamos sobre el sueldo, supermercados o farmacias. Esto puede facilitar la creación de un giro postal con poca anticipación o fuera del horario bancario.

Ahora que conoces las diferencias entre ambos tipos de transacciones, puedes obtener más información sobre transferencias internacionales de billeteras móviles y las diferencias entre ACH y transferencias bancarias.

Acerca de Remitly

Remitly hace que las transferencias internacionales de dinero sean más rápidas, más fáciles, más transparentes y más económicas. Desde 2011, más de 5 millones de personas han usado nuestra aplicación móvil segura para enviar dinero con tranquilidad.

Visita nuestra página principal, descarga nuestra aplicación o échale un vistazo a nuestro Centro de Ayuda para empezar.

Más información