Mudarse a un nuevo país seguramente será uno de los momentos más importantes en la vida de cualquier persona. Viene con una lista de tareas pendientes tan larga como tu brazo, desde solicitar una visa y organizar el alojamiento hasta el proceso de instalarse realmente en tu nuevo lugar de trabajo o estudio.

En medio de toda la actividad, vale la pena tomarse un momento para considerar cómo puedes asegurarte de tener un gran comienzo financiero en España. Aquí es donde entra nuestra guía. Repasaremos algunos puntos clave que todo recién llegado a España debe considerar, desde el sistema impositivo en el país hasta la mejor manera de enviar dinero al extranjero.

Consejo 1: abre una cuenta bancaria local

Crear una nueva cuenta bancaria en España realmente puede ayudar a sentar las bases de tu nueva vida aquí. Se te pedirá que muestres documentos oficiales, que incluyen los siguientes:

  • Identificación con foto, como tu pasaporte
  • Comprobante de tu dirección en España, como una factura de servicios públicos reciente
  • Comprobante de su estado como empleado o estudiante, como un contrato de personal o una identificación de estudiante
  • Tu NIE o número de identificación de extranjero

Ten en cuenta que los documentos deben estar traducidos al español para que sean aceptables. Esto deberá ser realizado por un traductor certificado, conocido como «traductor jurado». Afortunadamente, es bastante sencillo encontrar un traductor certificado en línea.

La elección del banco correcto también es importante. España tiene una gran cantidad de opciones, incluidos grandes nombres como Santander, CaixaBank y BBVA. Investiga un poco en línea de antemano y verifica qué servicios ofrece cada banco, prestando especial atención a los cargos que se pueden cobrar por el funcionamiento de la cuenta.

Consejo 2: comprende cómo funcionan los impuestos

Conocer los pormenores de los impuestos no es la parte favorita de nadie al mudarse a un nuevo país; sin embargo, por supuesto, es esencial saber lo que hay en la tienda cuando se trata de lo siguiente:

  • Impuesto sobre la renta
  • Contribuciones de seguridad social

El impuesto sobre la renta se calcula de acuerdo con sus ingresos, en otras palabras, su categoría impositiva. Cuanto mayor sea su categoría impositiva, mayor será la obligación de pagar. Sin embargo, en España la situación se complica por el hecho de que el impuesto sobre la renta se divide entre los gobiernos nacionales y regionales. El gobierno nacional impone tarifas establecidas para cada categoría impositiva que se aplican en toda España; sin embargo, las tarifas locales cobradas por los gobiernos regionales variarán. Esto significa que la cantidad total que debes pagar dependerá de dónde vivas exactamente en España.

Las contribuciones a la seguridad social, mientras tanto, están cubiertas en gran medida por tu empleador, aunque también serás responsable de pagar un porcentaje de tu salario o salarios.

Tanto el impuesto sobre la renta como los pagos de la seguridad social se deducen automáticamente de tu salario y es importante verificar cuáles son las asignaciones libres de impuestos y los porcentajes pagaderos actualmente. De esta manera sabrás exactamente cuánto te llevarás a casa de tu trabajo.

Consejo 3: planifica tu presupuesto

La cultura vibrante, la hermosa arquitectura y el clima dorado ayudan a hacer de España uno de los lugares más buscados para los expatriados. Sin embargo, los gastos de manutención pueden ser más elevados de lo que muchos están acostumbrados. Es una buena idea tener esto en cuenta para que puedas planificar tus gastos y asegurarte de que no te atrapen más tarde.

Recomendamos sentarse y anotar tus gastos anticipados en un mes determinado. Este plan presupuestario debe incluir lo siguiente:

  • Pagos de alquiler
  • El costo total de tus facturas de servicios públicos
  • Facturas de telefonía móvil y banda ancha de Internet
  • Gastos de comida
  • Costos de transporte
  • Dinero para gastar en socialización y entretenimiento.

Consejo 4: mantente al tanto del tipo de cambio

Sabemos que una de las razones por las que te has mudado a España puede ser para trabajar y enviar dinero para ayudar a tus seres queridos en tu país de origen. Si es así, es importante mantenerse al tanto del tipo de cambio entre el euro y la moneda de tu país.

Los tipos de cambio tienden a fluctuar todo el tiempo, según las influencias económicas y políticas. Esto significa que el envío de la misma cantidad en euros puede dar lugar a que tu destinatario cobre diferentes cantidades, según el día o incluso el minuto que elijas para realizar la transferencia. Gracias a Internet, puedes verificar muy rápidamente cuál es el tipo de cambio relevante y decidir si vale la pena enviar el dinero ahora o en otro momento.

Consejo 5: encuentra una manera rentable de enviar dinero a casa

Puede haber todo tipo de razones por las que necesites realizar transferencias de dinero internacionales. Es posible que desees enviar un regalo a un amigo en su cumpleaños, hacer una inversión comercial o brindar apoyo financiero regular a los miembros de la familia que dependen de ti.

Independientemente de por qué o con qué frecuencia necesitas enviar dinero, es aconsejable comparar opciones, ya que algunas costarán más que otras, tanto por los cargos más altos como por los tipos de cambio potencialmente desagradables que significan que tus euros se traducirán en menos de tu moneda local. Mediante la aplicación y el sitio web de Remitly, tendrás acceso las 24 horas a un servicio de remesas rápido y seguro que no cobrará cargos elevados y que siempre tendrá tipos de cambio claros.

Más información

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.