Si recientemente te has mudado al Reino Unido, es probable que estés haciendo malabares para hacer varias cosas al mismo tiempo. Tu lista de tareas puede incluir ordenar las facturas de tu nueva casa, familiarizarte con tu nuevo trabajo o lugar de estudio y decidir la mejor manera de enviar dinero a tus seres queridos en casa. 

Hablando de dinero, este es también el momento de asegurarte de tener el mejor comienzo financiero posible en el Reino Unido. Sigue leyendo para conocer nuestras ideas rápidas sobre cómo hacer exactamente eso.

Consejo 1: abre una cuenta bancaria local

Abrir tu propia cuenta bancaria en el Reino Unido verdaderamente hace que sea mucho más fácil adaptarte a tu nueva vida aquí. Necesitarás documentos para validar tu identidad y tu dirección (aunque es posible que algunos bancos solo requieran una prueba de identidad). 

Para validar tu identidad, puedes mostrar cualquiera de los siguientes documentos:

  • Tu pasaporte
  • Tu licencia de conducir
  • Tu documento de identidad de la UE

Para validar tu dirección, pueden aceptarte varios documentos, según el banco en cuestión. En términos generales, uno de los siguientes debería funcionar:

  • Un extracto bancario de otro banco, con fecha de los últimos tres meses
  • Una factura de gas, agua o electricidad, con fecha de los últimos tres meses
  • Una factura de impuestos municipales del año en curso
  • Una notificación de impuestos de la HMRC fechada dentro de un período específico 
  • Un contrato de alquiler emitido por una asociación de vivienda, un municipio local o un abogado

Tendrás muchos bancos para elegir en el Reino Unido. Hay algunos grandes nombres, como Barclays, HSBC y NatWest, así como la nueva generación de bancos en línea como Monzo y Starling Bank. Todos te proporcionarán una tarjeta de débito y una cuenta corriente que puedes usar para empezar tu nueva vida. Querrás verificar cuáles son los cargos separados para varios servicios y si existe una aplicación de banca móvil práctica disponible.

La buena noticia es que probablemente podrás abrir tu cuenta en línea, si tienes versiones electrónicas de tus documentos de identidad. Si lo prefieres, también puedes hacerlo de forma presencial en una sucursal bancaria, en cuyo caso te recomendamos concertar una cita previa. 

Consejo 2: comprende cómo funcionan los impuestos

Los impuestos pueden ser un tema complicado para analizar, en espacial en un país desconocido. Así que desglosemos las cosas aquí para que sea más fácil de entender.

Seguro nacional

Primero, está la cuestión del seguro nacional (NI). Este es el dinero que pagas para contribuir al Fondo Nacional de Seguros del Reino Unido, que a su vez proporciona beneficios de seguridad social como la pensión estatal y la asignación por maternidad. Debes pagar aportes al NI si tienes más de 16 años y si ganas más de una cierta cantidad por semana. 

Necesitarás un número de seguro nacional para pagar tus aportes. Para postularte, solo llama a la línea de postulación al 0800 141 2075, que atiende de lunes a viernes de 8 a. m. a 6 p. m.

Impuesto sobre la renta

Si estás empleado en el Reino Unido, lo más probable es que pagues tu seguro nacional y tu impuesto sobre la renta a través del sistema PAYE, o Pay As You Earn. Esto significa que el impuesto se deduce automáticamente de tu paquete de pago, por lo que no tienes que preocuparte por completar las declaraciones de impuestos por tu cuenta.

La cantidad que pagues dependerá de algunos factores. En primer lugar, está su asignación personal, que es la cantidad que puedes ganar, libre de impuestos. Una vez que dejes eso a un lado, te queda el ingreso imponible. Este se gravará a la tasa básica hasta un cierto umbral. Cualquier monto que ganes por encima de dicho umbral se gravará con las tasas más altas y adicionales.

Los umbrales de asignaciones personales y de impuestos cambian con frecuencia, pero puedes averiguar fácilmente las cantidades actuales en línea. Ten en cuenta que si trabajas de forma autónoma, deberás declarar y pagar tus impuestos por tu cuenta, mediante una autoevaluación.

Consejo 3: planifica tu presupuesto

Un factor decisivo cuando se vive en un país nuevo es de qué manera el costo de vida general puede ser muy diferente del que está acostumbrado. Esto es algo a lo que te acostumbrarás naturalmente a medida que pasen las semanas y los meses, pero para empezar puede ser útil elaborar un plan presupuestario. Esto podría incluir los siguientes gastos:

  • Alquiler o hipoteca 
  • Facturas de servicios públicos, incluida la licencia de TV
  • Facturas de telefonía móvil y banda ancha de Internet en tu casa
  • Compra semanal de alimentos
  • Costos de transporte y combustible
  • Dinero para actividades recreativas, salidas nocturnas y demás
  • Dinero reservado para impuestos, si trabajas de forma autónoma

Consejo 4: mantente al tanto del tipo de cambio

Si tienes la intención de enviar dinero para mantener a familiares y amigos en tu país de origen, querrás estar atento al tipo de cambio de moneda. A medida que los valores respectivos de las monedas globales suben y bajan, el tipo de cambio siempre está cambiando. Esto significa que es probable que la cantidad que reciban tus seres queridos difiera con cada transferencia, incluso si la cantidad que realmente pagas sigue siendo la misma. Por suerte, es fácil verificar en línea lo que tu pago en libras esterlinas equivale en el momento en la moneda de tu país de origen. 

Consejo 5: encuentra una manera rentable de enviar dinero a casa

Si envías dinero a casa, ya sea en forma de obsequios ocasionales, inversiones comerciales o para mantener a las personas que te importan, querrás un servicio rápido, justo y seguro. Las aplicaciones de transferencia de dinero dedicadas son cada vez más populares, ya que cumplen los tres requisitos. Aquí en Remitly, manejamos remesas para millones de personas que se han mudado al extranjero. Al utilizar nuestro servicio, puedes estar seguro que tendrás cargos bajos y un tipo de cambio claro siempre que transfieras dinero desde el Reino Unido.



Más información

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.