¿Recientemente trasladado a Francia? Seguro que será un momento emocionante pero desafiante, con muchas tareas prácticas que resolver. Estos pueden incluir acostumbrarse a tu nuevo lugar de trabajo o estudio, ordenar las facturas de servicios públicos donde vives y decidir la forma más rentable y conveniente de enviar dinero de regreso a tu familia y amigos en casa.

En cuanto al tema del dinero, este es el momento perfecto para asegurarte de que tu futuro financiero en Francia sea brillante. Para ayudarte, hemos recopilado esta lista de consejos práctica que puede ayudarte a sentar las bases de una nueva vida cómoda en Francia.

Consejo 1: abre una cuenta bancaria local

Si realmente quieres sentir que te instalaste de forma adecuada en un nuevo país, abrir una cuenta bancaria local es un gran primer paso. Deberás presentar algunos documentos para hacer esto y los bancos en Francia pueden solicitar ver cualquiera de los siguientes:

  • Identificación con foto oficial (como un pasaporte válido)
  • Comprobante de tu dirección in Francia (como una factura de servicios públicos reciente)
  • Comprobante de estado de empleado o estudiante (como una identificación de estudiante)
  • Comprobante de tus ingresos (como un contrato de trabajo)
  • Tu permiso de residencia

Por supuesto, decidir qué banco es el adecuado para ti es una consideración importante. Existen muchas opciones en Francia, con grandes nombres como BNP Paribas, Credit Agricole y Banque Populaire. Es importante investigar un poco para saber exactamente qué servicios brindan y qué cargos pueden cobrar. Afortunadamente, mucha de esta información debería estar disponible en sus sitios web, aunque siempre puedes preguntar en una sucursal para estar seguro.

Consejo 2: comprende cómo funcionan los impuestos

Pocas personas están entusiasmadas con la perspectiva de aprender sobre impuestos, pero es vital estar al tanto de cómo funcionan las cosas en un nuevo país. Hay dos tipos principales de impuestos a considerar:

  • Impuesto sobre la renta
  • Contribuciones de seguridad social

Francia tiene un sistema impositivo de «pago por ingresos», lo que significa que tu empleador deduce automáticamente de tu sueldo o salario tus pagos de impuestos y seguridad social.

La cantidad que se espera que pagues en impuestos sobre la renta y la seguridad social dependerá de tus ingresos. Una cierta cantidad de lo que ganes estará libre de impuestos. Después de eso, pagarás un porcentaje según el nivel de ingresos en el que te encuentres. La asignación libre de impuestos y varios tramos impositivos y tasas porcentuales están sujetos a cambios; por ello, consulta con una fuente oficial para ver cuáles son los montos actuales. De esa manera, tendrás claro qué porcentaje del impuesto sobre la renta se debe pagar y no te tomará por sorpresa más adelante.

Consejo 3: planifica tu presupuesto

Mudarse a un nuevo país no es barato, pero también debes tener en cuenta cuáles serán tus costos de vida nuevos y continuos. Francia cuenta con una alta calidad de vida, que es una de las razones por las que atrae a personas de todo el mundo; sin embargo, según el lugar dónde te hayas mudado, la vida diaria puede ser mucho más costosa de lo que estás acostumbrado.

Por eso, es aconsejable tomarse un momento para elaborar un presupuesto mensual. Esto te ayudará a administrar tus gastos y garantizará que no te quedes sin dinero. Este plan presupuestario debe incluir lo siguiente:

  • Tu renta mensual
  • Tus facturas de energía
  • Tus facturas de telefonía móvil y banda ancha de Internet en tu casa
  • La licencia de televisión francesa (si posees televisión)
  • Tus facturas de comestibles
  • Tus costos de transporte (por ejemplo, boletos de gasolina o metro)
  • Tus gastos estimados para entretenimiento y socialización

Consejo 4: mantente al tanto del tipo de cambio

Si, como muchas personas que se mudan al extranjero, tu objetivo es enviar dinero a tu país de origen para apoyar a tus seres queridos, es importante estar al tanto del tipo de cambio. La relación entre el euro y la moneda de tu país de origen puede cambiar todo el tiempo, debido a la evolución económica y política. Esto significa que enviar, digamos, 100 € equivaldrá a diferentes cantidades en casa, dependiendo exactamente de cuándo realices la transferencia. Puedes buscar fácilmente el tipo de cambio actual en línea para saber si es un momento beneficioso para hacer tu envío.

Consejo 5: encuentra una manera rentable de enviar dinero a casa

Podría darse el caso de que simplemente desees enviar obsequios económicos a tus seres queridos para ocasiones especiales o que tengas la intención de brindar apoyo esencial y continuo a las personas que dependen de ti para sus gastos de vida y educativos. De cualquier manera, no querrás pagar cargos elevados ni estar sujeto a tipos de cambio injustos cuando realices transferencias de dinero internacionales.

Una buena opción es Remitly. Este servicio de remesas se basa completamente en línea, lo que significa que los ahorros en los gastos generales se transfieren a los clientes. Una estructura de cargos clara, excelentes tipos de cambio y un cifrado estándar de la industria se combinan para convertirlo en una forma segura y rentable de cuidar a tus seres queridos de Francia. Puedes probarlo por ti mismo si descargas la aplicación práctica ahora.

Más información

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.