No hace falta decir que Francia es uno de los principales destinos de vacaciones del mundo, con millones de personas que vienen cada año para deambular por los emblemáticos bulevares de París, darse un festín en los lugares de moda de Lyon y pasear por la pintoresca costa de Niza. Pero, ¿y si buscas instalarte y trabajar en el país?

Habrá varias cosas a tener en cuenta, como dónde vivir y a qué banco francés unirte. Si no eres ciudadano de la Unión Europea, el Espacio Económico Europeo o Suiza, obtener la visa correcta debe estar primero en tu lista de tareas pendientes. 

Visado de corta duración

La primera categoría de visado es el visado de corta duración, que te permitirá residir en Francia hasta por 90 días. Sin embargo, no todos los ciudadanos que no sean de la UE, el EEE o Suiza necesitarán obtenerlo. Si eres de Australia, Canadá, Malasia y algunos otros países, y deseas quedarte durante ese espacio de tiempo, estás exento de este requisito. Puedes encontrar la lista completa de los países exentos aquí

Es importante tener en cuenta que, ya sea que necesites una visa de corta duración o no, necesitarás un permiso de trabajo a menos que tu trabajo esté relacionado con los siguientes sectores:

  • Eventos deportivos, culturales, artísticos o científicos
  • Conferencias, seminarios o ferias comerciales
  • La producción o distribución de programas y grabaciones cinematográficas o audiovisuales
  • Actividades de enseñanza junto a profesores de francés
  • Modelaje y poses artísticas
  • Una auditoría o evaluación experta en TI, gestión, finanzas, seguros, arquitectura e ingeniería

En el resto de los casos, tu empleador (o posible empleador) deberá solicitar un permiso de trabajo antes de que comience tu solicitud de visa. Lo harán presentando un formulario oficial a las autoridades francesas. Si tiene éxito, el permiso de trabajo debe adjuntarse a tu solicitud de visa.

Es importante tener en cuenta que no puedes extender una visa de corta duración. Una vez que se acabe, tendrás que abandonar Francia. Si decides que te gustaría instalarte en Francia más allá de los 90 días, debes presentar una solicitud para un visado de larga duración en tu país de origen. 

Visado de larga duración

Un visado de larga duración te dará derecho a residir en Francia durante más de 90 días, ya que podrás solicitar un permiso de residencia de larga duración una vez que hayas llegado al país. A diferencia del visado de corta duración, todos los ciudadanos extranjeros fuera de la UE, el EEE y Suiza deben  solicitar este tipo de visado. Una vez más, normalmente tu empleador (o posible empleador) tendrá que solicitar un permiso de trabajo en tu nombre antes de que comiences el proceso de solicitud. 

Si se te expidió un visado de larga duración con la frase «carte de séjour à solliciter», o si solicitas un permiso de residencia, debes solicitar un permiso de residencia durante los dos primeros meses en Francia. En París, esto implica ir a la comisaría de policía. Si te has instalado en otro lugar, la solicitud debe realizarse mediante la prefectura correspondiente. Debes comunicarte con la prefectura de antemano para verificar qué documentos se requieren. 

Si se te expidió un visado de larga duración equivalente a un permiso de residencia, también conocido como VLS-TS, no es necesario que solicites un permiso de residencia durante tu primer año en Francia. Sin embargo, es importante recordar que, con un VLS-TS, debes registrarte en la Oficina Francesa de Inmigración y Ciudadanía (OFII) dentro de los tres meses posteriores a tu llegada. Se te entregará el formulario de registro correspondiente con tu visa, aunque puede que te resulte más fácil hacerlo en línea aquí.

Pasaporte de talentos

También puedes solicitar un pasaporte de talentos o «passeport talent». Esta vía de entrada se ha establecido para atraer a personas altamente capacitadas que puedan tener un impacto duradero en las empresas francesas y te permitirá permanecer durante un máximo de cuatro años. 

Puedes ser elegible para un pasaporte de talentos si se dan varios escenarios. Estos son algunos de ellos:

  • Tienes un contrato para trabajar en un puesto de investigación y desarrollo en lo que se designó oficialmente como una empresa «nueva innovadora», y tu salario equivale al menos al doble del salario mínimo actual en Francia.
  • Te destinan a trabajar para una empresa francesa en el mismo grupo que la empresa para la que trabajas actualmente y tienes un salario que equivale al menos 1,8 veces al salario mínimo actual en Francia.
  • Calificas para al menos el nivel de maestría y estás alojado en una institución de investigación o educación superior pública o privada. 
  • Eres un «empleado altamente calificado» con una calificación educativa mínima de tres años y tu salario será de al menos 1,5 veces el salario de referencia actual decretado por el Ministro de Inmigración.
  • Tienes la intención de crear una empresa en Francia, tiene al menos una maestría o cinco años de experiencia a un nivel comparable y puedes invertir al menos €30 000.
  • Eres un intérprete que puede demostrar que vas a realizar una obra literaria o artística que durará al menos tres meses en territorio francés.

Cómo solicitar una visa

Puede iniciar el proceso de solicitud de visa en línea si creas una cuenta aquí y proporcionas los detalles solicitados. Luego, tendrás que concertar una cita para completar tu solicitud en la embajada, el consulado o el centro de solicitud de visa designado de Francia en tu país de origen. 

Durante la cita, tendrás que pagar los cargos administrativos (€80 para estancias cortas, €99 para estancias largas) y proporcionar los documentos requeridos. Junto con un pasaporte válido emitido en los últimos 10 años, el certificado de nacimiento y fotos del pasaporte, los documentos requeridos pueden incluir lo siguiente:

  • Permiso de trabajo obtenido por tu empleador en Francia (que las autoridades francesas pueden enviar directamente a la embajada, consulado o centro de solicitud)
  • Comprobante de seguro médico que cubra toda tu estadía
  • Comprobante de alojamiento, como un contrato de alquiler o un certificado especial completado por la persona que te recibe en su casa
  • Evidencia de que puedes solventar los costos de vida (equivalente a la pensión de manutención mensual básica que se les paga a los becarios extranjeros en Francia)
  • Tu contrato de trabajo y detalles de tu puesto de trabajo
  • Evidencia de diplomas, títulos y otras calificaciones relevantes

Deberás proporcionar copias de cada documento, incluidas las páginas de identificación de tu pasaporte, además de mostrar los originales. Durante la cita, se tomarán tus datos biométricos (es decir, fotografías y huellas dactilares). 

¿Estás listo para comenzar a enviar dinero?

Si necesitas enviar dinero a tus seres queridos en casa después de haberte instalado en Francia, Remitly está aquí para hacerlo realidad. Millones de clientes en todo el mundo confían en nuestro servicio para realizar transferencias internacionales de dinero rápidas y seguras, así que visita nuestra página de inicio o descarga nuestra aplicación para probar Remitly por ti mismo.

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.