Con su rica cultura, ciudades diversas y elevado estándar de vida, Francia tiene mucho para ofrecer a los inmigrantes. Pero aclimatarse a la vida en un nuevo país puede presentar desafíos para muchas personas que se mudan para trabajar o estudiar. Para ayudarte, hemos creado esta guía informativa corta, para que puedas establecerte en Francia de la mejor manera posible.

como adaptarse vivir en francia

Encontrar un lugar para vivir

No puedes comenzar este nuevo capítulo de tu vida sin tener un alojamiento adecuado. Afortunadamente, los sitios webs de propiedades en línea hacen que sea relativamente simple ver exactamente lo que está disponible en el área que deseas. En webs como Particulier à Particulier y SeLoger, puedes buscar propiedades que cumplan con tus requisitos específicos. Estas páginas permiten limitar tu búsqueda a casas y apartamentos que se ajusten a tu presupuesto y que estén ubicados en determinados vecindarios. También puedes filtrar por servicios, como garaje y jardín.

Si debes adaptarte a un presupuesto ajustado, tal vez prefieras una habitación en un piso compartido con compañeros de casa. Además de ser una opción más económica, te permitirá conocer lugareños y potencialmente forjar amistades de inmediato. Puedes usar sitios web como Whoomies para ver casas/apartamentos compartidos que actualmente tienen habitaciones disponibles.

Es fundamental ver las propiedades en persona para verificar que cumplan con las expectativas, ya que las fotos y las visitas en línea pueden ser engañosas. Cuando el arrendador ha aceptado, en principio, que alquiles una habitación o propiedad, tendrás que presentar algunos documentos. Habitualmente incluyen identificación oficial con foto, contrato de trabajo y extractos bancarios recientes. También tendrás que pagar un depósito de seguridad y parte del alquiler por adelantado. Si deseas más información, echa un vistazo a nuestra guía detallada sobre alquilar en Francia.

Abrir una cuenta bancaria

Es posible que estés perfectamente conforme con la cuenta bancaria que tienes en tu país de origen. Sin embargo, es buena idea abrir una cuenta bancaria en Francia si te vas a mudar por un periodo prolongado. Hay consideraciones prácticas, porque realizar transacciones como pagar el alquiler o recibir tu salario puede requerir una cuenta bancaria local. Estar en un banco francés también puede contribuir en gran medida a hacerte sentir que realmente te has establecido en el país.

Hay variedad de bancos disponibles en Francia, con nombres muy conocidos como BNP Paribas, Banque Populaire, y Crédit Agricole. También hay bancos en línea como Boursorama Banque y Monabanq. Incluso en los bancos tradicionales, puedes abrir tu cuenta en línea o en persona.

Al crear tu cuenta, tendrás que presentar ciertos documentos de identidad. Estos pueden incluir tu permiso de residencia, constancia de domicilio en Francia, de trabajo o de estatus de estudiante. Puedes obtener más información sobre cómo unirte a los bancos franceses en nuestra guía dedicada a este tema.

Encontrar trabajo

Tener un empleo asegurado en Francia es con frecuencia un requisito previo para obtener una visa de larga duración. Sin embargo, puede darse el caso de que desees cambiar de trabajo durante tu estadía. Algunos sectores han tenido un crecimiento acelerado en los últimos años, brindando oportunidades potenciales para quienes buscan trabajo. Según una investigación de LinkedIn, un “boom tecnológico” ha creado un aumento notable de las vacantes en el sector de TI. La investigación también encontró un marcado aumento en la demanda de agentes inmobiliarios, gracias a un crecimiento en esa industria.

LinkedIn reveló que los mercados de trabajo más grandes son los de París, Toulouse y Lyon. Tal vez como era de esperar, se confirmó que la capital francesa es la fuente más rica en oportunidades laborales.

Hay varios recursos para encontrar trabajo en Francia. La agencia de empleo del gobierno, Pôle emploi, proporciona una amplia selección de trabajos, incluyendo trabajo manual y trabajo eventual. Luego está Apec, la agencia nacional de empleo para roles gerenciales y ejecutivos. También puedes encontrar muchas vacantes en webs de búsqueda de trabajo como Indeed, Stratégies Emploi y JobinTree.

Al embarcarte en la búsqueda de empleo, es importante asegurarte de que tu CV esté actualizado y traducido al francés. Si no estás seguro de que se lee bien, vale la pena que un amigo o colega francés le eche un vistazo. También vale la pena mantener un perfil en LinkedIn, ya que esto puede ayudar a ponerte en el radar de posibles empleadores en Francia.

vivir en francia como inmigrante

Explorar tu nuevo hogar

Casi no hace falta decir que Francia es uno de los grandes centros culturales del mundo. París en particular es un paraíso para los amantes del arte, su museo más famoso es el Louvre. Allí puedes ver algunas de las obras de arte más famosas del planeta, como la Mona Lisa y la Venus de Milo. La capital también cuenta con el Musée d’Orsay, hogar de pinturas emblemáticas como Olympia de Manet y la Iglesia de Auvers de Van Gogh. La tarjeta Paris Passlib’ ofrece acceso económico a muchas atracciones culturales. Los precios de la tarjeta varían desde €35 en adelante, dependiendo de cuántas atracciones quieras incluir.

El patrimonio gastronómico de Francia ha influido en todo el mundo y no es necesario estar en París para degustar algunos de los mejores platos que ofrece. De hecho, podría decirse que la verdadera capital gastronómica del país es Lyon. Cualquier visita debería incluir un recorrido por los bouchons – restaurantes que sirven platos tradicionales lioneses como quenelles de lucio en salsa de cangrejo.

Francia es un país grande, pero tiene una amplia red de transporte público. Puedes consultar los horarios y rutas de los trenes y reservar billetes en el sitio web de la SNCF.

Acostumbrarse a los cambios culturales

Algunos inmigrantes pueden sentirse intimidados por el estereotipo de que los franceses pueden ser distantes o incluso desdeñosos con los recién llegados. En realidad, es solo cuestión de ser educado cuando estás fuera de casa. La cortesía es increíblemente importante en la vida cotidiana y es difícil abusar de la palabra “Bonjour”. Trata de saludar a los trabajadores de la tienda, el personal del restaurante y casi cualquier persona que encuentres con un “Bonjour”. El uso liberal de “s’il vous plait” (por favor) y “merci” (gracias) también contribuirá en gran medida para asegurar interacciones cálidas y amistosas.

Conocer lugareños es, por supuesto, la mejor manera de introducirse en la sociedad francesa. Bon Appetour es una web que lista clubes nocturnos y recorridos culinarios organizados por cocineros caseros y amantes de la comida en París. Ir a estos eventos puede ser un buen atajo para conocer tanto a los residentes franceses como a otros recién llegados al país. También puedes empaparte en la cultura francesa y perfeccionar tus habilidades lingüísticas viendo series y comedias en la aplicación France.tv. Consulta nuestra guía sobre ésta y otras aplicaciones para vivir en Francia.

Enviar dinero a casa

Puedes estar a muchos kilómetros de tu país de origen, pero eso no significa que no puedas apoyar a tu familia y amigos. Ciertamente, podrás realizar transferencias de dinero a través de los bancos y compañías de remesas tradicionales con sucursales físicas. Sin embargo, es posible que encuentres que la nueva generación de servicios de trasferencia de dinero, basada exclusivamente en línea, es más económica.

Por ejemplo, Remitly ofrece tarifas de transferencia bajas cuando envías dinero desde Francia a las personas que más te importan. También ofrece tipos de cambio competitivos para cada transferencia y tus transacciones estarán protegidas por múltiples capas de seguridad. Con la aplicación de Remitly en tu teléfono, podrás brindar apoyo de forma fiable a tus seres queridos durante tu estancia en Francia.

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.