Mudarse a un nuevo país y averiguar cómo son las cosas ahí puede ser complicado y conocer el sistema financiero de ese país puede serlo aún más. Aunque es cierto que hay recursos disponibles que te ayudan a sobrellevar el proceso, puede ser difícil saber dónde buscar y qué recursos priorizar.

Para ayudarte en tu nueva vida en otro país hemos compilado las siete decisiones financieras más importantes para ayudarte a tener éxito. 

Establecer metas para los siguientes seis meses

Mudarse a un nuevo país significa que hay muchos gastos que tomar en cuenta. Esto incluye gastos anticipados, como los costos relacionados a la mudanza. transporte y depósitos de seguridad de un nuevo apartamento.

Es por eso que es importante planear los gastos de los siguientes seis meses para poder apartar dinero por si es necesario. Es posible que no puedas pedir dinero prestado hasta que tengas líneas de crédito bien establecidas (más información sobre este tema a continuación).

Para comenzar, hay que echar un vistazo a lo que necesitarás para mudarte y establecerte en tu nuevo país. Adina Applebaum, creadora de Inmigrant Finance, recomienda analizar cuáles son tus necesidades más urgentes, por ejemplo, contratar a un abogado especializado en migración o enviar dinero de regreso a tu país de origen.

Una vez que hayas cubierto estas necesidades, analiza otras necesidades básicas como el gasto asociado al lugar donde vas a vivir, la comida y el transporte.

Es difícil calcular cuánto vas a gastar en costos que pueden variar, como son la comida y el transporte, pero puedes hacer un esfuerzo y buscar en línea cuáles son los gastos aproximados para tener un estimado.

Abrir una cuenta bancaria

Abrir una cuenta bancaria adecuada a tus necesidades es crucial, ya que será el lugar donde guardarás tu efectivo y a través del cual realizarás tus transacciones diarias. La buena noticia es que es bastante sencillo abrir una cuenta bancaria para las personas que llegan a un nuevo país.

Esto es especialmente cierto gracias a servicios nuevos como Passbook de Remitly, una cuenta bancaria de uso diario para inmigrantes.

Si no sabes dónde comenzar, busca cerca de casa. Akiniyi Ochieng, que dirige la mercadotecnia y las colaboraciones comunitarias en Nova Credit, sugiere comenzar con tu banco existente de tu país de origen.

«Si tu banco tiene sucursales internacionales, es posible que quieras considerar abrir una cuenta en una sucursal de los Estados Unidos» dice Akinyi. “No sólo te puede simplificar el proceso de asegurar una cuenta, pero también puede reducir tus tarifas al tener que mover el dinero de un país a otro.»

Incluso si tu banco actual no ofrece esta opción, o si prefieres abrir una cuenta al poco tiempo de llegar, podrás encontrar bastantes instituciones bancarias que te ofrecen una variedad de beneficios.

Por ejemplo, los bancos digitales tienden a ofrecer tasas de interés más altas por cada depósito y normalmente no cobran mensualidades.

Algunos podrían ofrecer bonos por efectivo a los nuevos clientes cuando abren cuentas nuevas y alcanzan ciertos requerimientos, como depositar una cierta cantidad de dinero al mes en un período predeterminado.

Sin importar la opción que elijas, abrir una cuenta de banco apenas puedas, hará que tu transición a un nuevo país sea mucho más sencilla.

Elegir un servicio de transferencia de dinero

Lo más seguro es que necesites enviar dinero de ida y vuelta desde tu país de origen. Ya sea que vas a enviar dinero desde el extranjero a tu nueva cuenta bancaria o enviar dinero a tus seres queridos, necesitas tener un servicio seguro de transferencia de dinero.

Puedes hacer una transferencia con tu banco. Pero esta opción puede ser muy cara. En vez de gastar mucho dinero haciendo envíos de ida y de regreso, una buena opción es una aplicación de transferencia de dinero como Remitly.

En la aplicación podrás ver como las tarifas difieren según el método de pago (por ejemplo si utilizas una tarjeta de débito o crédito) además de otras características adicionales para obtener tu dinero más rápidamente. En muchos casos, las aplicaciones como Remitly tienden a ser más baratas que los bancos o que los servicios de envío en tiendas o sucursales.

No olvides considerar las tarifas por transferencia o envío cuando armes tu presupuesto. También es buena idea que te familiarices con los tipos de cambios para que puedas planear con anticipación.

Aprender sobre crédito

El crédito es una parte importante de tu vida financiera. Es una de las maneras en las que puedes comprobar a varias instituciones financieras que eres una persona responsable con el dinero.

Tu solvencia crediticia se mide con tu calificación de crédito (que entre más alta sea, es mejor) y te puede ayudar cuando aplicas para rentar un departamento, financiar un automóvil e incluso cuando quieres comprar una casa.

Lo que sucede cuando aplicas para rentar un departamento o para obtener un préstamo automotriz es que los prestamistas revisarán tu calificación crediticia con cualquiera de los tres principales burós de crédito en los Estados Unidos: Experian, Equifax y Transunion para determinar si aprueban o no tu aplicación.

Si recién llegaste a los Estados Unidos, es probable que no tengas una calificación crediticia, lo que en algunos casos equivale a tener mal crédito.

Cuánta menor solvencia tengas, es más probable que se te niegue un préstamo o si se aprueba, se te cobrarán tasas de interés más altas ya que se te considerará un deudor de alto riesgo.

Dicho de otra manera, los prestamistas no tienen pruebas de que vas a pagar la renta o tu préstamo a tiempo, así que te cobrarán más de lo que normalmente cobran para que puedan asegurar que van a recuperar una parte de su inversión (su dinero).

“El crédito normalmente ha sido una especie de trampa, necesitas historial crediticio para acceder a los servicios y productos financieros, pero necesitas crédito para construir un historial crediticio» declara Ochieng.

“Al consumidor recién llegado le toma alrededor de cinco años construir un historial crediticio equivalente al que tenía en su país de origen”.

Entender cómo funciona el crédito también significa aprender cómo mejorar tu calificación crediticia, y hay muchas maneras para hacerlo. Una de las maneras más populares es abrir una tarjeta de crédito a tu nombre y hacer los pagos a tiempo.

Para recapitular, una tarjeta de crédito es un tipo de crédito renovable en el que se te autoriza tomar prestado una cantidad limitada de dinero.

Puedes tomar dinero prestado al: 

  • Realizar compras con la tarjeta
  • Retirar efectivo (un adelanto de efectivo)

Recibirás un estado de cuenta cada mes y deberás pagarlo por completo o por lo menos hacer el pago mínimo y pagar los intereses de la cantidad que tomaste prestada.

La actividad de tu tarjeta de crédito normalmente se reportará a los tres burós principales. Esto significa que hacer pagos a tiempo se refleja en tu reporte de crédito, lo cual demostrará que eres responsable con el crédito.

Esto a la vez mejorará tu calificación crediticia y te ayudará cuando quieras recibir aprobación para obtener un préstamo y obtener una tasa de interés menor o para poder rentar un departamento.

Algunas de las personas que llegan a los Estados Unidos podrían acceder a su historial de crédito internacional. Por ejemplo, ciertas compañías de tarjetas de crédito aceptan los reportes de crédito de otros países en sus aplicaciones.

Hacer un presupuesto

Una vez que hayas llegado a tu nuevo país, tendrás una mejor idea de cuánto cuestan las cosas cada mes, además de los gastos adicionales que surgen, como el seguro del automóvil y el costo de obtener una licencia para conducir. Por eso es importante crear un presupuesto apenas puedas para que puedas costear todas tus necesidades.

«Administrar bien el dinero es muy importante, ya que hay demasiadas personas que ganan mucho dinero pero no saben cómo administrarlo» dice Applebaum. “Al final del día, si no puedes lograr que los números cuadren, vas a tener problemas”.

Crear un presupuesto no tiene porqué ser difícil o complicado. Para comenzar, calcula cuánto ganas (el dinero que recibes después de deducir impuestos y tarifas como la del seguro médico) para determinar cuánto puedes gastar cada mes.

Luego desglosa cuánto gastas a partir de categorías como vivienda, comida, transportación y cuidados personales para saber cuánto es lo máximo que puedes gastar cada mes.

¿Qué pasa si no tengo mucho dinero?

Si no estás seguro sobre cuánto dinero apartar, puedes analizar cuánto has gastado hasta la fecha para hacer un estimado. También hay muchos recursos disponibles, como libros y videos gratuitos en línea que te pueden ayudar. La biblioteca pública también es un gran lugar para comenzar.

¿No tienes trabajo aún? Usa el efectivo que has ahorrado hasta el momento y comienza ahí. Una vez que tengas un trabajo puedes ajustar tu presupuesto.

Recuerda que un presupuesto no es algo estático que estableces una sola vez y luego lo olvidas. Deberás revisarlo acorde a lo que sucede en tu vida y ajustar tus gastos según tus necesidades.

Por ejemplo, digamos que en este momento te estás transportando en autobús pero quieres comprar un automóvil en unos cuantos meses. Cuando eso suceda, deberás pensar cuánto dinero tendrás que destinar a pagar tu automóvil, el seguro, el mantenimiento y la gasolina.

Abrir un fondo para emergencias

Un fondo para emergencias es una cuenta de ahorros que sirve específicamente para gastos no esperados o emergencias. Por ejemplo, las reparaciones de auto no esperadas, los gastos médicos sorpresivos o tener que pagar las necesidades básicas en caso de perder tu trabajo.

Idealmente, no tendrás que tocar este dinero a menos de que sea necesario. Algunas personas abren una cuenta bancaria distinta en otro banco para que no tengan la tentación de usarlo.

El sentido de un fondo para emergencias es que tengas dinero en efectivo de un momento a otro cuando sea necesario.

También te ayuda a no tener que depender de contraer más deuda en una tarjeta de crédito o en un préstamo personal en caso de que tengas un historial crediticio que te permita acceder a esos servicios.

Vivir en un nuevo país donde no tienes recursos o una comunidad a tu alrededor ya es suficientemente estresante. Es mejor evitar mayor estrés al tener dinero que puedes utilizar en caso de que lo necesites.

Encontrar apoyo

Encontrar a las personas que pasaron por lo que tú estás viviendo en este momento es la mejor manera de no sentirse solo. Además, te ayudará a no sentirte abrumado cuando comienzas un nuevo trabajo, abres una cuenta bancaria o incluso cuando aplicas para rentar un departamento.

“Siempre aliento a las personas que acaban de llegar a que busquen grupos comunitarios, ya sean para expatriados o para personas de su país de origen” dice Ochieng. “Esas personas han navegado los mismos problemas de una mudanza transfronteriza y sabrán cómo ayudarte para evitar los errores que pueden surgir en el camino”.

Idealmente, podrás encontrar estos grupos antes de migrar, pregúntale a familiares y amigos si conocen a alguien en tu país de destino.

Si es así, pídeles los detalles de contacto y habla con ellos antes de mudarte, agenda una cita para conocerlos poco después de llegar.

No te preocupes si esta opción no está disponible para ti. Hay muchas organizaciones que ayudan a los inmigrantes, según el lugar donde vives. Algunas son gubernamentales, otras no gubernamentales y algunas están creadas para agrupar a personas de un mismo país de origen.

Estas comunidades te ayudarán a responder tus preguntas y te pueden orientar en la dirección correcta e incluso te pueden recomendar productos y servicios y enseñarte a navegar los sistemas financieros.

En resúmen 

Mudarse a un nuevo país es una aventura que no olvidarás. Y aunque aprender cosas nuevas, como usar una tarjeta de crédito o aplicar para rentar un departamento sea un poco difícil, tomar estas decisiones financieras inteligentes te ayudará a adaptarte más rápidamente.

Acerca de Remitly

Ahora más que nunca, quieres ayudar económicamente a tus seres queridos en casa; y Remitly está aquí para ayudarte. 

Obtén más información en Remitly.com o descarga la aplicación hoy.



This publication is provided for general information purposes only and is not intended to cover all aspects of the topics discussed herein. This publication is not a substitute for seeking advice from an applicable specialist or professional. The content in this publication does not constitute legal, tax, or other professional advice from Remitly or any of its affiliates and should not be relied upon as such. While we strive to keep our posts up to date and accurate, we cannot represent, warrant or otherwise guarantee that the content is accurate, complete or up to date.

Publicaciones relacionadas