Aunque estudiar en el extranjero puede ser una gran oportunidad, también puede ser costoso para muchos estudiantes. Si estás teniendo dificultades para hacer un presupuesto mientras te adaptas a una nueva cultura y escuela, quizá te estés preguntando cómo ahorrar dinero. En este artículo, recopilamos consejos prácticos presupuestarios para ayudarte.

Sigue leyendo para aprender cómo crear un presupuesto que se adapte a tu estilo de vida estudiantil y cómo manejar los desafíos financieros únicos que los estudiantes internacionales enfrentan.

Cómo crear tu presupuesto estudiantil

El primer paso para crear tu presupuesto es llevar un registro de a dónde va tu dinero en primer lugar. Ya sea que uses una aplicación, una hoja de cálculo o el viejo sistema de papel y lápiz, querrás comenzar por registrar tus ingresos y egresos.

También te podría interesar: 10 formas de ahorrar dinero con un presupuesto ajustado

  1. Haz una lista de todos tus gastos, dividiéndolos en variables y fijos.*
  2. Empieza a llevar un registro. En primer lugar, debes registrar a dónde va tu dinero. Las aplicaciones presupuestarias facilitan esta tarea.
  3. Calcula cuánto dinero gastas por categoría cada mes.
  4. Haz un plan y vigila muy de cerca tus fondos. Puedes ajustar tus hábitos de gastos según sea necesario para cubrir tus necesidades básicas y luego decidir cómo asignar el resto. El dinero restante de cada mes puede transferirse al mes siguiente, colocarse en un fondo para emergencias o destinarse al esparcimiento, según tus necesidades.

*Los gastos fijos no cambian. Estos serían tu matrícula, alquiler, seguro médico y cualquier otro gasto que no cambie mes a mes. Los gastos variables son costos que cambian cada mes, como por ejemplo libros, comida, viajes y entretenimiento.

Consejos para ajustarte al presupuesto

Ahora que sabes exactamente cuánto dinero tienes, debes tratar de estirarlo tanto como sea posible. Aquí compartimos algunos consejos presupuestarios para estudiantes universitarios internacionales:

Planifica para casos de emergencias.

Siempre debes tener un poco de dinero en el banco en caso de emergencia. Si te enfermas o te rompes un diente, deberás recurrir a ese dinero extra. Lo ideal es destinar al menos el 10% de tu presupuesto mensual a un fondo para emergencias.

Búscate compañeros de vivienda.

Si quieres ahorrar dinero en el alquiler, puedes quedarte en el campus, que a menudo es más barato, o alquilar una casa o apartamento fuera del campus con compañeros de vivienda. Esto puede reducir el costo del alquiler y darte más flexibilidad en términos de comida.

Evita comer fuera de casa.

Es tentador comer fuera todo el tiempo, especialmente si vives en una residencia universitaria pequeña. Pero puedes ahorrar bastante dinero optando por el plan alimentario que ofrece la universidad o invirtiendo en un microondas y un horno tostador para preparar tus propias comidas.

Compra cosas usadas.

¿Necesitas libros de texto? Comprarlos usados ​​te ahorrará mucho dinero. Si es posible, pídelos prestados de la biblioteca de forma gratuita. También puedes comprar equipamiento para cocina, ropa de cama y ropa de segunda mano para ahorrar dinero.

Considera estudiar en un área rural.

Los alquileres suelen ser más bajos en las ciudades más pequeñas. Sin embargo, debes investigar por adelantado.

Trabaja si puedes.

Dependiendo de dónde estés estudiando y qué permisos tengas, es posible que puedas trabajar para tener más ingresos. Países como Australia les permiten a los estudiantes trabajar hasta 20 horas a la semana con una visa de estudiante.

Compara precios antes de comprar.

Por lo general, hay varias tiendas para elegir, así que debes comparar precios para comprar tu comida en la tienda más barata, incluso si está más lejos. También puedes aprovechar descuentos y rebajas para aprovechar al máximo tu presupuesto de alimentos.

Cocina para otros.

Si eres bueno para la cocina, debes considerar preparar comidas para otros estudiantes y hacer que te paguen por los ingredientes. De esta forma, obtendrán comidas buenas y económicas y tú comerás por menos (o gratis).

Usa tarjetas de fidelización.

Consulta sobre tarjetas de fidelización en los restaurantes y tiendas locales. Estas tarjetas suelen permitir acumular puntos y obtener descuentos. Aún mejor, pregúntales a otras personas si quieren que hagas sus compras por ellos y luego acumula los puntos por sus compras para obtener comestibles gratuitos.

Pide ayuda.

En algunos campus, hay asesores financieros que pueden ayudarte con tu presupuesto. ¡Aprovecha sus conocimientos especializados!

Usa descuentos para estudiantes.

Descubre qué tiendas, restaurantes y cafés ofrecen descuentos de estudiantes. También puedes entrar a museos y otros lugares por menos si eres estudiante, ¡así que asegúrate de preguntar! Esta es una buena forma de divertirte por menos dinero.

Retos financieros que enfrentan los estudiantes internacionales

Estudiar en un país que no es el tuyo puede conllevar retos únicos para tu situación financiera. Por ejemplo:

Monedas fluctuantes: Si tu familia te envía una cierta cantidad de dinero todos los meses, los tipos de cambio pueden afectar tu prestación y presupuesto. Sigue la pista del tipo de cambio en tu país de origen para enterarte cuando cambie.

Visas de trabajo: No a todos los estudiantes internacionales se les permite trabajar en el país donde estudian, lo que puede causar problemas si quieres ganar algo de dinero extra.

Envío de dinero: Si estás estudiando y trabajando en el extranjero, puede que necesites enviar dinero a tu familia o cubrir gastos en tu país de origen. Esto también deberás contemplarlo en tu presupuesto.

La importancia de presupuestar

Sin un presupuesto, probablemente gastarás dinero mucho más rápido. Si alguna vez llegaste a ver tu cuenta bancaria casi vacía, no estás solo. Un presupuesto es más para seguir la pista de adónde va tu dinero que de no gastarlo.

Además, si quieres ahorrar para algo como un viaje, definitivamente querrás tener un presupuesto.

Acerca de Remitly

Remitly hace que las transferencias internacionales de dinero sean más rápidas, más fáciles, más transparentes y más económicas. Nuestra aplicación móvil, fiable y fácil de usar, cuenta con la confianza de más de 5 millones de personas en todo el mundo. Visita nuestra página principal o descarga nuestra aplicación para más información.

Lecturas complementarias

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.