¿Vas a emprender una nueva vida en Australia? En Remitly, sabemos que será un momento agitado, con mucha información para procesar. Para hacerte la vida un poco más fácil, hemos creado esta guía rápida de lo que implica ese traslado, desde solicitudes de visa hasta tus opciones para enviar ayuda económica a familiares y amigos en casa. 

1. Solicitar una visa

Hay varias opciones de visa disponibles, según el motivo por el que te mudes a Australia. Estos son los principales tipos de visa que puedes solicitar en línea en el sitio web oficial del gobierno de Australia:

  • Una visa de estudiante, que requiere que tengas una vacante en una institución educativa elegible y que te permitirá permanecer en el país por hasta cinco años.
  • Una visa de trabajo, de la que hay decenas de tipos según el trabajo que vayas a realizar. Algunas visas otorgarán residencia permanente si se cumplen ciertas condiciones estrictas.

Los costos y la documentación necesaria variarán de una visa a otra, por lo que es fundamental verificar las estipulaciones oficiales para el tipo exacto de visa que estás solicitando. Puedes leer nuestra guía más detallada para las solicitudes de visa para Australia aquí.  

2. Abrir una cuenta bancaria australiana

Tener una cuenta bancaria en Australia hace que sea más fácil instalarte en tu nueva vida en el país. La buena noticia es que, por lo general, podrás abrir tu cuenta en línea antes de mudarte a Australia, si puedas enviar los detalles de tu visa y pasaporte.

Una vez que completes este proceso en línea, es posible que solo puedas hacer depósitos y administrar tu cuenta a través del sitio web y la aplicación del banco. Los retiros y otros aspectos de la cuenta pueden estar prohibidos hasta que te mudes a Australia y puedas identificarte formalmente en una sucursal. Vale la pena revisar qué tipo de documentos de identidad se requerirán en los diferentes bancos en Australia. Por lo general, incluirán algunos de los siguientes:

  • Pasaporte
  • Certificado de nacimiento 
  • Identificación de estudiante 
  • Licencia de conducir
  • Facturas de servicios
  • Contrato de alquiler

3. Pago de la atención médica

La atención médica en Australia se proporciona mediante su sistema nacional de salud, Medicare, aunque muchos residentes también optan por pagar un seguro médico privado para hacerse cargo de los costos de ambulancia y otros servicios que no están cubiertos por Medicare. 

Algunas visas pueden hacerte elegible para Medicare. También puedes acceder al servicio de atención médica si estás de visita desde un país que tiene un acuerdo de atención médica recíproco con Australia. Estos países son los siguientes:

  • Bélgica
  • Finlandia
  • Italia
  • Malta
  • Países Bajos
  • Nueva Zelanda
  • Noruega
  • República de Irlanda
  • Eslovenia
  • Suecia
  • Reino Unido

Como la mayoría de las personas que se mudan al país no tendrán acceso a Medicare, el gobierno australiano recomienda encarecidamente que los recién llegados contraten un seguro médico privado adecuado, sin importar si es una condición de su visa o no. Sin dicho seguro o sin acceso a Medicare, tendrás que pagar de tu propio bolsillo cualquier atención médica que necesites durante tu estadía en Australia.

También es importante tener en cuenta que la mayoría de los estudiantes estarán obligados a obtener una cobertura médica para estudiantes extranjeros de un proveedor de seguros aprobado, incluso si califican para Medicare. 

4. Costo de vida

Si bien es natural centrarse en los costos inmediatos relacionados con la reubicación en Australia, como el precio de la visa y la póliza de seguro médico, también es una buena idea anotar cuál será el costo de vida general en Australia. Por supuesto, esto cambiará mucho según tus circunstancias y el lugar en el que pretendas instalarte. Por ejemplo, el alquiler es, en promedio, mucho más alto en Canberra en comparación con Perth. Para tener una idea de tus gastos, deberás considerar los siguientes gastos:

  • Alquiler
  • Facturas de servicios, incluidas las facturas de teléfono e Internet
  • Gastos de comida
  • Gastos de transporte
  • Gastos de entretenimiento
  • Cuánto piensas transferirle a familiares y amigos en casa

5. Encontrar alojamiento

Australia es un gran país salpicado de bulliciosas ciudades como Sídney, Melbourne, Adelaida, Canberra y Perth. Afortunadamente, podrás comparar las mejores opciones de alojamiento incluso antes de mudarte, con los diversos sitios de búsqueda de propiedades en alquiler en línea. Puedes buscar según tus parámetros preferidos, incluido el precio, la ubicación dentro de una ciudad o región en particular, la cantidad de habitaciones, etc.

Si estás aquí como estudiante internacional, también puedes ver si tu institución educativa ofrece alojamiento administrado para estudiantes o consultar sitios de listados de especialistas para estadías en casas de estudiantes, que te dan la oportunidad de mudarte con una familia local. 

6. Transporte en Australia

Existen numerosas opciones cuando se trata de transporte público en Australia. Hay trenes, tranvías, autobuses y ómnibus disponibles, lo que hace que sea bastante sencillo moverse dentro de las ciudades y entre ellas. La única ciudad que tiene un sistema de metro rápido y automatizado es Sídney, que abrió su primera línea de metro en 2019, mientras que la red de tranvías de Melbourne es la más grande del mundo. 

Las tarifas variarán según el lugar de Australia en el que te encuentres, por lo que vale la pena investigar esto con anticipación. Los estudiantes internacionales pueden ser elegibles para tarifas con descuento, según las regulaciones dentro de territorios australianos específicos. 

7. Aspectos generales a tener en cuenta

Además de los importantes factores formales relacionados con la reubicación, te mencionamos algunas otras cosas que los recién llegados a Australia podrían estar interesados en saber:

  • Australia es un gran atractivo para los migrantes: los datos publicados en 2020 por la Oficina de Estadísticas de Australia revelaron que había más de 7,6 millones de migrantes en el país, con Inglaterra, India y China como los tres principales países representados.
  • Si bien el inglés es el idioma oficial, la jerga australiana es una parte única de la cultura e incluye palabras como «hooroo» (adiós), «arvo» (tarde) y «thongs» (chanclas).
  • Los expertos recomiendan que todos en Australia se apliquen protector solar cuando se pronostica que el nivel de rayos ultravioleta es de tres o más.

8. Enviar dinero a casa

Una de tus prioridades después de mudarte a Australia podría ser enviar dinero a quienes se encuentran en tu país de origen, ya sea como obsequios únicos o fondos esenciales regulares que contribuyan a los costos de vida y los cargos educativos de tus seres queridos. 

Si bien esto debería ser posible con tu banco australiano o una empresa de remesas extrabursátil, también vale la pena considerar un servicio de transferencia solo en línea. Los cargos y los tipos de cambio pueden ser más rentables mediante este canal, ya que las empresas en línea tienden a tener costos operativos más bajos y pueden transferirles esos ahorros a sus clientes. 

¿Estás listo para comenzar a enviar dinero?

Más de tres millones de clientes en todo el mundo confían en Remitly para enviar dinero a las personas más importantes de sus vidas. Ofrecemos una estructura de cargos transparente y excelentes tipos de cambio, con cifrado estándar de la industria para mantener segura cada transacción. ¿Tienes curiosidad por saber más? Visita la página de inicio o descarga nuestra aplicación para empezar.

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.