Si nunca has invertido dinero, es posible que te estés preguntando cómo empezar. Lo bueno es que la inversión es para todos, no solo para los ricos. Cualquier persona puede invertir, siempre que cuente con el plan adecuado.

De hecho, hay muchas opciones disponibles, ya sea que tengas decenas, cientos o miles de dólares para invertir.

Cómo y dónde invertirás tu dinero dependerá de tu situación financiera y tus metas. A continuación, describimos algunas formas en las que puedes comenzar.

Los beneficios de invertir

Invertir es importante, porque te ayuda a alcanzar tus metas financieras a largo plazo, como la jubilación. Incluso si el país en el que vives ofrece beneficios gubernamentales tales como pensiones o pagos del Seguro Social, es posible que dichos beneficios no sean suficientes para financiar tu estilo de vida.

Algunos aspectos de tu vida pueden resultar costosos, como la atención médica en los EE. UU., por ejemplo, por lo que es importante que cuentes con suficientes ahorros.

Además, la inflación eventualmente bajará el valor del dinero conforme pase el tiempo. En otras palabras, un dólar hoy valdrá menos en el futuro. Invertir tu dinero te permite ganar intereses sobre el dinero que tanto te costó ganar, lo que te ayuda a luchar contra la inflación.

Un beneficio adicional de invertir es que la cantidad de dinero con la que comiences no importa. Comenzar con una pequeña cantidad, como $100, te permitirá extender tus habilidades y aprender lo que funciona mejor para ti en el corto plazo. Luego podrás aplicar tus aprendizajes a cantidades mayores a medida que te haces más experto en la inversión.

Tú también puedes invertir

No eres el único que se siente intimidado cuando de invertir se trata. Por un lado, gran parte del vocabulario asociado con la inversión puede dificultar su comprensión. En otras palabras, invertir puede parecer una gran curva de aprendizaje.

Sandy Yong, autora del libro El maestro del dinero: secretos sobre cómo hacer que tu dinero crezca y se mantenga seguro, opina lo mismo. Ella dice que escuchar consejos de inversión de varias fuentes podría confundirte aún más.

Según ella, «Las personas también reciben consejos de inversión de amigos, colegas y otros recursos, y es difícil saber diferenciar entre buenos y malos consejos. Esto es abrumador y lleva a las personas a dejar la inversión a un lado, en lugar de abordar sus metas financieras de frente».

Otro desafío es que, si eres alguien que se identifica como estudiante de inglés como segundo idioma, la barrera idiomática adicional dificulta las cosas aún más.

Andrew Wang, el socio gerente de Runnymede Capital Management, explica que la industria de servicios financieros tiende a crear productos complejos que pueden ser difíciles de entender.

«Los principios básicos de la inversión no suelen enseñarse junto con las matemáticas y la historia, lo que suma al desafío», dice.

Si te sientes abrumado, algunos recursos pueden ayudarte. Comienza dando pequeños pasos. Además, debes saber que puedes cambiar tus tácticas en el futuro si necesitas hacerlo.

«Los inversores siempre pueden elegir una opción y luego decidir cambiar de plan unos años después», dice Yong.

Materiales de inversión

Hay muchos libros acreditados de inversiones para principiantes. Pide recomendaciones personales o lee reseñas en línea para tener una mejor idea de si un libro se adapta a tus necesidades o no. Por ejemplo, algunos se escribieron principalmente para ciertos grupos demográficos, mientras que otros pueden centrarse específicamente en cómo salir de deudas o ahorrar para la jubilación.

Aunque esta lista no es exhaustiva, estos títulos están bien revisados ​​y pueden ser un buen punto de partida para tu investigación:

Además de libros, encontrarás muchas aplicaciones de inversión diseñadas para principiantes. Te repito que, si bien esta no es una lista exhaustiva, estas aplicaciones son opciones populares con buenas reseñas:

Qué debes hacer antes de estar listo para invertir

Antes de comenzar, asegúrate de cubrir tus gastos regulares y de tener suficiente dinero guardado para cualquier evento inesperado.

Wang sugiere establecer un fondo para emergencias para asegurar un rápido acceso a una gran cantidad de efectivo por si lo necesitas. Lo ideal es mantener este fondo de emergencia en otra cuenta de ahorros y usarlo solo cuando realmente lo necesites.

Una vez que lo establezcas, mira tu presupuesto para determinar cuánto puedes invertir. Hacerlo te ayudará a reducir tus opciones, ya que la mayoría de las plataformas de inversión establecen depósitos mínimos.

Por ejemplo, considera los siguientes requisitos actuales. Impulsado por robots asesores, Intelligent Portfolio de Charles Schwab requiere un depósito mínimo de $5.000, mientras que la aplicación de inversión Acorns no. En su lugar, cuenta con una estructura de tarifas de suscripción mensual de $1 a $5, según la opción que elijas.

Por otro lado, en Robin Hood no tienes que depositar nada para abrir una cuenta de corretaje y una cuenta Robinhood Gold. Sin embargo, las cuentas de margen requieren un depósito mínimo de $2.000.

En general, asegúrate de prestar mucha atención a los depósitos mínimos de las cuentas, así como también a las tarifas asociadas.

Establece tus metas de inversión

Mientras revisas los tipos de productos y servicios que podrían interesarte, ten siempre presentes tus metas financieras.

Por ejemplo, ¿deseas jubilarte cómodamente, guardar dinero para la educación superior de tu hijo/a o comprar un automóvil nuevo? Puedes adaptar tu estrategia de inversión según tus metas.

Por ejemplo, las metas a largo plazo pueden proporcionar una rentabilidad superior sobre tu dinero, pero es posible que tu dinero deba permanecer invertido durante más tiempo. Para metas a largo plazo, puedes optar por una tasa de rendimiento más baja con un período de inversión requerido más corto.

Uno de los beneficios de dejar tu dinero invertido en el mercado de valores durante más tiempo es que no tienes que preocuparte por fluctuaciones diarias. Tienes menos posibilidades de sufrir pérdidas si te retiras del mercado en una fase descendente.

Siempre puedes cambiar de estrategia. Por ejemplo, puedes elegir una cantidad menor para invertir de forma más agresiva y jugar de forma más segura con un fondo de jubilación, como una Roth IRA. Los fondos de jubilación te permiten diversificar tu cartera, para que puedas crecer en el mercado económico y depender menos del éxito de una sola acción o empresa.

Es importante recordar que todas las formas de inversión conllevan algún tipo de riesgo. Dado que el mercado sube y baja (lo que se conoce como volatilidad), también lo harán tus rendimientos. Puedes ganar mucho algunos años, y perder mucho en otros. Comprender tu tolerancia al riesgo, o cuánta volatilidad de los mercados puedes manejar, te ayudará a decidir en qué invertir.

Más información: Dónde comprar acciones: una guía para inversores principiantes en EE. UU.

Cómo empezar a invertir

El mejor plan para inversores principiantes es no complicarse. Esto podría significar configurar depósitos regulares automáticos cada mes desde tu cuenta de ahorros a tu cuenta de corretaje. También podría significar establecer recordatorios para verificar tu presupuesto y decidir si puedes invertir más dinero.

Considera investigar las siguientes opciones para empezar a invertir:

Configura una cuenta de jubilación 401k mediante tu empleador.

Comunícate directamente con el departamento de RR.HH. para ver si tu empresa ofrece un plan 401k de jubilación, si aún no lo has hecho. Pueden explicarte cómo comenzar a invertir de inmediato.

Prueba con un robot asesor.

Una serie de robots asesores están diseñados para facilitar la inversión. SoFi, Vanguard y Stash son algunas opciones populares.

Regístrate en aplicaciones diseñadas para inversores principiantes.

Puedes fácilmente configurar una cuenta gratuita en varias aplicaciones de inversión, como las que enumeramos anteriormente en la sección de recursos.

Cuando descargues la aplicación, sigue las instrucciones para configurar una cuenta y comenzar a invertir. La forma más común de invertir dinero en estas aplicaciones es mediante acciones. Hay muchas para elegir, así que el siguiente paso es comenzar a investigar empresas en las que desees comprar acciones.

Invierte directamente mediante tu cuenta de corretaje.

Varios bancos también ofrecen cuentas de corretaje. Por ejemplo, Charles Schwab ofrece una cuenta de corretaje que puedes abrir de forma gratuita con una cuenta de ahorros.

Allí puedes transferir dinero directamente desde tu cuenta de ahorros a tu cuenta de corretaje y comenzar a comprar acciones de inmediato.

Distribuye tu dinero

Tanto Yong como Wang sugieren que debes diversificar tus inversiones. En otras palabras, asegúrate de distribuir tu dinero en diferentes tipos de inversiones para reducir tu riesgo.

Este tipo de diversificación de riesgo de inversión puede ocurrir de forma automática, dependiendo de tu plataforma de inversión. Por ejemplo, un robot asesor o una aplicación puede configurar dicha diversificación de la inversión de forma automática. Si deseas, puedes buscar información sobre configuraciones predeterminadas y ajustarlas.

Para muchos inversores, productos como fondos mutuos o fondo de inversión cotizado (ETF, por sus siglas en inglés), ayudan a disminuir el riesgo. Estos productos de inversión ofrecen una gran cantidad de acciones y bonos de todas las industrias y sectores, para que no tengas que comprar acciones individuales.

¿Debería contratar un asesor financiero?

En muchos casos, se puede empezar a invertir por cuenta propia. Puedes tener un programa patrocinado por un empleador o usar un producto diseñado para principiantes. Sin embargo, si deseas ayuda profesional, comienza a investigar.

Yong advierte que no todos los asesores son iguales. Algunos asesores financieros te sugerirán productos de inversión que los llevarán a ganar comisiones más altas, aunque no sean los mejores para ti. Por ende, debes pedirles sugerencias a las personas en las que confías y luego entrevistar a varios asesores antes de decidir a quién contratar.

Pregúntales sobre sus antecedentes, filosofía de inversión y experiencia. Quizás la pregunta más importante que debes hacerles es cómo deberás pagarles, ya sea con un porcentaje de tu cartera de inversiones o una tarifa fija por adelantado.

«Un buen asesor debe explicar los riesgos que implica la inversión, en vez de garantizar resultados de rendimiento», dice Yong.  «También te pedirá que traigas la documentación adecuada, como tus declaraciones de inversión, patrimonio neto, gastos y declaración de impuestos para poder asesorarte de mejor forma.»

¿Buscas una opción intermedia? Los robots asesores están programados para desarrollar carteras de inversión inteligentes para ti, en función de tus metas y tolerancia al riesgo. Pueden ayudarte a aprender y a familiarizarte con el mundo de las inversiones.

Cualquiera que sea la ruta de inversión que elijas, asegúrate de no invertir en nada que no entiendas. Si no sabes algo, pregunta. Todos fuimos principiantes en algún momento.

Acerca de Remitly

Remitly hace que las transferencias internacionales de dinero sean más rápidas, más fáciles, más transparentes y más económicas. Nuestra aplicación móvil, fiable y fácil de usar, cuenta con la confianza de más de 5 millones de personas en todo el mundo.

Visita nuestra página principal o descarga nuestra aplicación para saber cómo empezar.

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.