Cuando se transfiere dinero de un banco a otro a través de las fronteras, la transacción puede requerir bastante información. Tanto los códigos SWIFT como el sistema IBAN pueden ayudar a hacer este proceso más eficiente y garantizar que el dinero llegue a la cuenta de su destinatario.

La principal diferencia entre el código SWIFT y el IBAN es la información que transmiten durante la transacción.

SWIFT e IBAN: ¿Cuál es la historia?

Las transacciones internacionales solían ser difíciles antes de que las redes bancarias introdujeran los códigos IBAN y SWIFT. Antes no había un método estándar de identificación de cuentas que todos los países reconocieran. Había números de ruta para las transferencias nacionales, pero no para los pagos transfronterizos.

Eso significaba que la información utilizada para identificar una cuenta en un país no siempre era reconocida por el país receptor.

La falta de métodos de identificación estandarizados hacía que los errores fueran bastante frecuentes. Los pagos podían ir a la persona equivocada. Los pagos podían retrasarse mientras los bancos trabajaban para confirmar los detalles sobre el destino del dinero. Los pagos erróneos, retrasados o inexistentes no eran desconocidos.

Los gastos y problemas de las transferencias bancarias internacionales se simplificaron gracias a la introducción del código SWIFT en 1973 y del IBAN en 1997. Ambos métodos siguen desempeñando un papel importante en las transferencias internacionales en la actualidad.

SWIFT vs. IBAN

Para resumirlo rápidamente, el código SWIFT de un banco identifica un banco específico, mientras que el IBAN identifica una cuenta bancaria específica.

Ambos permiten la transferencia rápida y precisa de fondos al extranjero, aunque no todos los países los utilizan. Por ejemplo, en Estados Unidos no se utiliza el IBAN. Siga leyendo para obtener más información sobre cada tipo de código.

Número de cuenta bancaria internacional (IBAN)

El IBAN es un acrónimo de «International Bank Account Number» (número internacional de cuenta bancaria) que facilita la identificación del país de un banco y del titular concreto de la cuenta durante la transferencia.

El IBAN también ayuda a los bancos a confirmar que los detalles de una transacción son exactos, ya que el número comienza con un código de país de dos dígitos, seguido de dos números, seguidos de hasta treinta y cinco caracteres únicos.

La Organización Internacional de Normalización (ISO) introdujo el IBAN en 1997. La ISO lleva mucho tiempo dirigiendo diversas normas para el sistema bancario mundial. Sin embargo, el Comité Europeo de Normas Bancarias (ECBS), que es el moderno Consejo Europeo de Pagos, planteó en un principio su preocupación por la flexibilidad de las primeras normas IBAN.

En respuesta, la ISO reformuló las normas que exigían que los IBAN de cada país tuvieran una longitud determinada. También exigía el uso exclusivo de letras mayúsculas.

Código de la Sociedad para la Telecomunicación Financiera Interbancaria Mundial (SWIFT)

SWIFT son las siglas de la «Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication» (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales). Se trata de una red de mensajería utilizada por instituciones financieras de todo el mundo para compartir información e instrucciones de forma segura.

El sistema se basa en códigos estandarizados, y cada organización tiene su propio código único con 8 u 11 letras y números.

Desde su introducción en 1973, el código SWIFT sigue siendo un identificador bancario común para los pagos y transferencias de fondos internacionales. En cada código se incluyen los siguientes datos:

  • Los cuatro primeros caracteres están formados por letras; son los códigos de identificación del banco.
  • Los dos caracteres siguientes consisten en letras y dan el código del país.
  • Los dos caracteres siguientes pueden ser letras o números y especifican además la ubicación.
  • Los tres últimos caracteres pueden ser letras o números y son opcionales, proporcionando detalles sobre el código de la sucursal.

Con el uso conjunto de un código SWIFT y un IBAN, los bancos pueden reducir el riesgo de error y procesar las transferencias internacionales con mucha más rapidez y precisión.

Puedes encontrar los códigos SWIFT accediendo a tu cuenta o poniéndote en contacto con tu banco. Los códigos suelen estar publicados en el sitio web del banco y pueden tener códigos diferentes para distintas monedas.

¿Cuándo necesitarás utilizar un IBAN?

Al realizar una transferencia internacional, tu banco te pedirá detalles sobre el destinatario. Uno de los datos que pueden pedir es el número IBAN del destinatario, que puede encontrarse en un extracto bancario o poniéndose en contacto con el banco.

Si realizas muchas transferencias internacionales, es probable que te familiarices con los IBAN, ya que debes proporcionarlos como parte de los detalles de las transacciones financieras. El sistema IBAN se ha convertido en una norma internacional, especialmente en los países europeos, Oriente Medio y el Caribe.

Sin embargo, los nuevos métodos basados en aplicaciones para transferir dinero al extranjero no requieren conocer el IBAN o el código SWIFT en la mayoría de los casos.

¿Necesito un código IBAN o SWIFT para remitir?

Por ejemplo, Remitly no requiere un código SWIFT y normalmente no pide un código IBAN para completar tu transacción. Te facilitamos el envío a amigos y familiares en países como Filipinas, México o la India.

  1. Si es la primera vez que lo haces, descarga la aplicación de Remitly y crea una cuenta. A continuación, selecciona tu país de destino.
  2. Introduce el importe que deseas enviar.
  3. Selecciona tu método de entrega preferido, que variará en función de tu país, pero pueden incluir: depósito bancario, pago en ventanilla, monedero móvil o entrega a domicilio.
  4. Introduce los datos de tu destinatario, como su nombre y dirección. Si envías a su cuenta, necesitarás sus datos bancarios. En muchos países basta con el número de cuenta bancaria. Algunos países, como Pakistán, piden el IBAN. La aplicación de Remitly te pedirá el número correspondiente.
  5. Introduce tus datos como remitente.
  6. Selecciona tu método de pago e introduce tus datos de pago.

Para realizar una transferencia SEPA en la zona del euro de la Unión Europea, deberá proporcionar un IBAN y un código BIC (Código de Identificación Bancaria).

Se trata de una transferencia económica desde una cuenta bancaria a otra cuenta bancaria. Obtén más información en este enlace. 

Hacer mejores transferencias internacionales

En Remitly, nos comprometemos a hacer que las transferencias internacionales sean más rápidas, seguras y fáciles.

Más de 3 millones de personas ya utilizan la aplicación móvil Remitly para enviar dinero a sus seres queridos. ¿Estás interesado en saber más? Visita la página de inicio o descarga nuestra aplicación para empezar.

This publication is provided for general information purposes only and is not intended to cover all aspects of the topics discussed herein. This publication is not a substitute for seeking advice from an applicable specialist or professional. The content in this publication does not constitute legal, tax, or other professional advice from Remitly or any of its affiliates and should not be relied upon as such. While we strive to keep our posts up to date and accurate, we cannot represent, warrant or otherwise guarantee that the content is accurate, complete or up to date.