Votar es probablemente el derecho más importante que tiene un ciudadano estadounidense. Es una de las pocas maneras en las que una persona puede levantar la voz en una sociedad democrática. También es un derecho que muchos ciudadanos no tienen porque viven bajo dictaduras o gobiernos autoritarios y  además es un derecho por el que han luchado e inclusive han muerto muchas personas en el pasado. Si piensas mudarte al extranjero o viajas fuera del país, ya sea de manera temporal o permanente, todavía tienes derecho a votar como ciudadano estadounidense.

¿Pueden votar en las elecciones de los Estados Unidos los inmigrantes?

Para aquellos que no son ciudadanos estadounidenses, como los residentes permanentes legales (aquellos que poseen una green card), los que tienen visa, beneficiarios del Estado de Protección Provisional, los destinatarios del programa DACA (conocidos como «dreamers») y cualquier otra persona que no sea ciudadano naturalizado, el derecho a votar se vuelve mucho más complicado.

Hay algunos casos en los que residentes indocumentados pueden votar en elecciones, como en San Francisco, que es una ciudad santuario. En noviembre de 2016, la ciudad aprobó la Proposición N, una enmienda que permite a residentes indocumentados tener acceso a ciertos derechos normalmente reservados exclusivamente para ciudadanos estadounidenses, incluyendo también la posibilidad de votar en ciertas elecciones locales. Sin embargo al registrarse para votar, las personas indocumentadas pueden quedar en una posición vulnerable frente a las autoridades migratorias, ya que sus nombres quedan en los registros públicos de votación.

Maryland también es un estado conocido por permitir que ciudadanos no naturalizados voten en elecciones estatales.

En la ciudad de Boston, el Consejo Municipal está explorando la posibilidad de otorgar el derecho al voto a la población inmigrante en elecciones locales. Esta medida permitiría a todos los inmigrantes la posibilidad de votar en elecciones locales, incluidos los residentes legales permanentes (con Green Card), aquellos con visa, beneficiarios del del Estado de Protección Provisional y los destinatarios de la acción diferida para niños (los dreamers). Esto sólo sería válido para las elecciones locales dentro de la ciudad, ya que sigue siendo ilegal que los pesonas no naturalizados participen en elecciones federales, según las leyes estatales y federales .

Aparte de estas contadas excepciones, a menos que seas ciudadano naturalizado de los Estados Unidos, no tienes derecho a votar en las elecciones primarias y generales federales. La Ley de Registro Nacional de Votantes de 1993 exige que toda persona que desee registrarse para votar presente una identificación válida emitida por el gobierno para verificar que sea ciudadano naturalizado. Debido a la emisión de licencias de conducir y tarjetas de identificación estatales a ciudadanos no estadounidenses por parte de ciertos estados y ciudades santuario, es posible que un inmigrante se registre para votar.

Los riesgos de votar ilegalmente en las elecciones

Votar de manera ilegal como ciudadano no naturalizado puede tener consecuencias graves. Si los tribunales determinan que una persona indocumentada votó ilegalmente, ésta podría enfrentar fuertes multas y hasta un año de cárcel por un acto que se considera delito grave de segundo grado.

Peor aún: si las autoridades migratorias descubren que alguien vota de manera ilegal, pueden bloquear su caso migratorio e incluso podría ser deportado. La Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952 impone sanciones estrictas. Si un inmigrante vota o incluso se inscribe para votar en los Estados Unidos, esto puede considerarse como una «declaración falsa de ciudadanía». La ley se enmendó en 1996 para señalar que los votos emitidos por inmigrantes no estadounidenses son «inadmisibles» y considerados como delitos con pena de deportación.

Si estás considerando votar o no en elecciones estatales o locales y no eres ciudadano naturalizado, asegúrate de consultar con tus autoridades estatales y locales para comprobar si puedes votar y si no habrá alguna consecuencia si decides hacerlo.

Votar en el extranjero como estadounidense

La Ley de Votación para Ciudadanos Uniformados y Extranjeros Ausentes, también conocida como UOCAVA, fue promulgada por el Congreso en 1986. Esta ley se aprobó específicamente para apoyar a varios grupos de ciudadanos estadounidenses:

  • Miembros de los Servicios Uniformados de los Estados Unidos y marinos mercantes;
  • Sus familiares
  • Cualquier ciudadano de los Estados Unidos que resida en el extranjero o fuera de los Estados Unidos.

Si eres un expatriado estadounidense que vive en el extranjero y tienes 18 años o más, en la mayoría de los casos puedes emitir tu voto para candidatos a cargos federales en las elecciones primarias y generales de los Estados Unidos por correo. Las elecciones locales y estatales son otra historia ya que las leyes varían de estado a estado.

Para poder votar en el extranjero, el ciudadano de los Estados Unidos debe completar una tarjeta postal federal y una vez que se confirma si es elegible o no, se le enviará una boleta de ciudadano ausente por correo. Los requisitos para ser elegible para votar en los Estados Unidos incluyen:

  • Tener 18 años de edad o más
  • Ser ciudadano de los Estados Unidos al momento del registro
  • Sin por un delito grave.

Se debe presentar una nueva solicitud de tarjeta postal federal cada año, y esta debe ser recibida por la autoridad electoral por lo menos 45 días antes de la elección. Si el votante ha solicitado recibir una boleta de ciudadano ausente pero no la ha recibido antes del día de la elección, puede usar la boleta federal de ciudadano ausente, que está disponible en línea.

Encuentra más información sobre cómo votar en el extranjero como ciudadano de los Estados Unidos aquí.

Votar es parte esencial de la democracia y cada voto importa. Ya seas inmigrante o un ciudadano de los Estados Unidos, todos los seres humanos tenemos derechos inalienables, como lo es el derecho al voto.