Los no ciudadanos que viven en Estados Unidos suelen buscar oportunidades y seguridad financiera. Para muchos, tener una tarjeta de crédito representa un paso importante en el logro de esa estabilidad económica.

Las personas solicitan tarjetas de crédito por muchas buenas razones, incluyendo la posibilidad de:

  • Cubrir un gasto inesperado o de emergencia.
  • Construir crédito para demostrarles a los prestamistas que son de fiar.
  • Pagar compras grandes en un plazo de tiempo determinado.
  • Alquilar un auto o reservar una habitación de hotel.
  • Enviar dinero a otros países con tarjeta de crédito.
  • Revocar cargos en casos de errores o estafas.

¿Un no ciudadano estadounidense puede obtener una tarjeta de crédito? ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo?

Evalúa cada una de las siguientes opciones para decidir cuál es la mejor para ti.

Obtener una tarjeta de crédito con depósito de garantía

Puede ser más difícil para ti obtener una tarjeta de crédito como no ciudadano estadounidense, dado que debes ganarte la confianza de una entidad de crédito. Esto se debe a que es posible que no tengas un historial crediticio sólido en el país.

Una tarjeta de crédito con depósito de garantía elimina este riesgo. Las compañías de tarjetas de crédito que ofrecen estas tarjetas requerirán un depósito de tu parte. Esto cubrirá a duchas compañías en caso de que alguna vez incumplas con los pagos. En algunos casos, puedes obtener una línea de crédito más alta que el depósito de garantía que proporcionas.

Una tarjeta de crédito con depósito de garantía puede ser un trampolín hacia una línea de crédito más alta una vez que hagas suficientes pagos puntuales.

Solicita un ITIN

Puedes solicitar crédito sin un número de Seguro Social o SSN. De hecho, la Administración del Seguro Social de los Estados Unidos (Social Security Administration, SSA establece que, aunque los bancos y las compañías de tarjetas de crédito pueden solicitar un SSN, «una persona no está en la obligación de proveer uno si no lo tiene».

Muchos de estos bancos y entidades de crédito aceptan un ITIN, o Número de Identificación Personal del Contribuyente, en lugar de un número de Seguro Social. Por ejemplo, si ya tienes un ITIN, puedes solicitar una tarjeta de crédito en las siguientes entidades:

Es probable que debas incluir una dirección, información de ingresos y la información de tu cuenta bancaria. Afortunadamente, abrir una cuenta bancaria en EE. UU. suele ser fácil.

Recuerda que muchos de estos requisitos también aplicarán a las tarjetas de crédito con depósito de garantía.

Consulta nuestra guía para más información sobre cómo solicitar un ITIN.

Conviértete en un usuario autorizado de otra tarjeta de crédito

Si no eres ciudadano estadounidense pero quieres una tarjeta de crédito, tienes la opción de recurrir a un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque puedes construir crédito al convertirte en un usuario autorizado de la tarjeta de crédito de otra persona.

Si un amigo o familiar ya tiene una tarjeta de crédito, pueden otorgarte acceso para usar su línea de crédito. Sí, esto requiere mucha confianza y buena comunicación entre las partes.

Comunícate con grupos defensores

Algunos inmigrantes, incluso aquellos con ITIN, pueden sentirse abrumados al momento de solicitar una tarjeta de crédito.

Comunicarse con un grupo defensor puede ser útil para este fin. Puedes encontrar una lista de organizaciones en tu área en la Red de Defensores de Inmigración.

Consigue un co-firmante

Incluso si un ser querido no está listo para convertirte en usuario autorizado de su tarjeta, es posible que sí esté dispuesto a firmar conjuntamente tu solicitud. Esta es una forma de indicarle a la entidad de crédito que asumirá la responsabilidad de cualquier deuda incurrida.

Bank of America y US Bank son las instituciones más grandes que permiten firmantes conjuntos.

Encuentra una tarjeta de crédito alternativa

¿Un no residente puede obtener una tarjeta de crédito sin un co-firmante? Por supuesto. Pero si no puede obtener una tarjeta de crédito con depósito de garantía y nadie puede convertirlo en usuarios autorizados, aún le queda una opción.

Varias entidades de crédito usan modelos alternativos de puntaje de crédito para determinar la solvencia de una persona.

Aunque estos modelos varían de una empresa a otra, suelen considerar factores tales como ingresos, acceso a una cuenta bancaria, empleador e historial académico. Las siguientes son algunas de las opciones de tarjetas de crédito alternativas más populares:

Si eres un estudiante internacional, la tarjeta Deserve EDU Mastercard para estudiantes es una opción diseñada para otros en tus mismas circunstancias. Lo importante es conocer todas tus opciones y decidir cuál es la mejor para ti.

Conclusión

El 61% de los estadounidenses tenía al menos una tarjeta de crédito al mes de julio de 2020. Es un hecho de la vida moderna para muchas familias. Tener la posibilidad de acceder a crédito amplía tus posibilidades.

Por ejemplo, puede permitirte hacer reparaciones importantes en tu hogar, alquilar una camioneta para trabajar o pagar una factura de emergencia cuando surja. Y a menudo también puedes usar una tarjeta de crédito para enviar dinero a otro país.

Acerca de Remitly

Remitly hace que las transferencias internacionales de dinero sean más rápidas, más fáciles, más transparentes y más económicas.

Nuestra aplicación móvil, fiable y fácil de usar, cuenta con la confianza de más de 5 millones de personas en todo el mundo. Visita nuestra página principal o descarga nuestra aplicación para saber cómo empezar.

Esta publicación se proporciona únicamente con fines de información general y no pretende abarcar todos los aspectos de todos los temas tratados en ella. Esta publicación no sustituye a la búsqueda de asesoramiento de un especialista o profesional aplicable. El contenido de esta publicación no constituye un asesoramiento legal, fiscal o de otro tipo por parte de Remitly o de cualquiera de sus filiales y no debe ser considerado como tal. Aunque nos esforzamos por mantener nuestras publicaciones actualizadas y precisas, no podemos afirmar, garantizar o asegurar que el contenido sea preciso, completo o actualizado.