Todos hemos estado ahí: tienes el dinero que te has ganado con mucho esfuerzo y por fin lo puedes compartir con tus amigos y familiares.

Pero antes de que eso suceda te tienes que enfrentar a ese monstruo que está entre ti y que tu dinero llegue rápido y fácil: las compañias de envío tradicionales. 

Este monstruo se encargará de que tu experiencia como usuario sea casi un infierno y que mandar dinero a tu familia sea una terrible odisea.

Aquí te contamos las 4 peores cosas de los envíos tradicionales

El servicio es ineficiente y ¡LENTO!

Por fin te encuentras en ese momento de enviar el dinero y vas a la sucursal de envío. ¡Qué emociòn! Pero NO, los empleados se harán cargo de hacerte la vida imposible. Que si uno está platicando con la comadre, que si el sistema de computo se les cayó, que si necesitan hasta tu comprobante de domicilio, etc, etc, etc. Y pronto, lo que debía ser un envío sencillo se volvió ¡una odisea!

Las tasas son ¡altísimas!

Bueno, resulta que estás feliz porque le quieres enviar dinero a la tía Concha porque es su cumpleaños. No es mucho pero es algo para que se acuerde que la quieres. Y al final llegas a la ventanilla y resulta que la tasa que te cobran es casi lo mismo que el envío. ¡Así no se vale!

Recogerlo es ¡una PE-SA-DILLA! 

De alguna manera sorteaste lo dificil que fue el envío y ahora le toca a tu familia recoger el dinero. Pero resulta que para encontrar el lugar donde recogerlo tuvieron que ir hasta quién sabe dónde, en casa de quién sabe quién.

Ya llegó la hora de olvidarse de los servicios tradicionales de envío. Con Remitly sólo tienes que pagar 3.99 por cada envío y si mandas más de $500 dólares es ¡gratuito! Olvídate de pagar porcentajes o tasas altísimas.

Además tenemos miles de socios y puntos de pago para que puedas recoger tu dinero (tiendas de autoservicio, bancos y más) de la forma más fácil y rápida.

Y lo mejor, no necesitas ir a ningún lado. Solamente baja la aplicación a tu teléfono celular o entra a Remitly y ¡envía tu dinero en minutos!

¿Qué esperas para intentarlo? Baja nuestra aplicación o ve a Remitly y ¡envía ahora!

 

This publication is provided for general information purposes only and is not intended to cover all aspects of the topics discussed herein. This publication is not a substitute for seeking advice from an applicable specialist or professional. The content in this publication does not constitute legal, tax, or other professional advice from Remitly or any of its affiliates and should not be relied upon as such. While we strive to keep our posts up to date and accurate, we cannot represent, warrant or otherwise guarantee that the content is accurate, complete or up to date.